Los iluminadores medievales dan gracias al Creador pintando las maravillas del mundo animal.