dossier

La infancia de Jesús de 1654

En 1654, un año después de terminar la segunda versión de la impresionante punta seca de Las tres cruces, Rembrandt graba una serie de seis estampas sobre la infancia de Jesús en las que predomina el aguafuerte, sin apenas intervención de otras técnicas. Estas imágenes se caracterizan por su carácter sencillo, tierno y cálido, nada sentimental pero lleno de humanidad. Es como si se tomara un respiro después de la angustia y el dramatismo de la estampa de la Pasión. Es también el año en el que nace Cornelia, la hija que tuvo con Hendrickje Stoffels, con la que vivió hasta su muerte.
Las seis estampas tienen un formato apaisado, un tamaño muy parecido, y los personajes principales siempre se hallan colocados de frente al espectador. Están grabadas de la forma tan característica que utiliza Rembrandt a mediados de los años cincuenta, con series de trazos largos, paralelos, bastante separados, que recuerdan mucho el plumeado de los dibujos a tinta. Al contrario de lo que ocurría en las estampas anteriores, en las que el artista buscaba fuertes contrastes de claroscuro o la oscuridad casi absoluta, éstas son muy luminosas, en concordancia con los temas.
La Adoración de los pastores con el candilLa Circuncisión en el establo
La Sagrada Familia del gatoLa huida a Egipto cruzando un arroyo
Jesús y los doctoresJesús volviendo del templo con sus padres
subir