hojeadores
Desnudos y temas libres





















Desnudos y temas libres
Rembrandt se interesó en una etapa temprana por el desnudo femenino. Muy alejado del ideal académico, el artista estudia antes que nada la representación de la realidad. Escandalizó al público más de una vez, y en 1681 André Pels exclamaba: "En lugar de tomar como modelo a la Venus griega, ha ido a buscar a una lavandera o una pisadora de turba. ¡Así es! Los senos fláccidos, las manos deformadas, incluso los pliegues del corpiño alrededor de los riñones y de las jarreteras en la pierna, ¡lo copió todo!". Si bien, como dice más moderadamente Sandrart, "luchó contra las academias y se ciñó a la naturaleza", más tarde, ya en la madurez, supo sacar partido del poder de sugestión de ésta y desentrañar todos sus recursos estéticos. El artista utiliza el claroscuro para hacer surgir de las sombras un cuerpo luminoso, en detrimento de los contornos precisos, o bien hace que la luz se filtre a través de los trazos de sombra y esculpe misteriosamente un desnudo sin contornos en la densa penumbra.
Sin embargo, los desnudos, los temas libres y las escenas mitológicas ocupan poco lugar en la obra grabada de Rembrandt.