Rembrandt de los tres bigotes
Ca. 1634-1635
Aguafuerte. 50 x 44 mm
Estado único
El aguafuerte está inacabado: la gorra presenta a la derecha una cinta que no ha sido grabada.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
Al igual que en el autorretrato Rembrandt con el pelo enmarañado, Rembrandt centra su atención en el rostro, que se destaca en el centro de la lámina enmarcado por el fondo blanco. Contrariamente a la mayoría de sus pequeños autorretratos, los dos lados de la cara son casi simétricos y no aparecen las arrugas verticales encima de la nariz. El artista elimina el atuendo y la sombra arrojada, aunque utiliza el largo mechón de pelo que cae sobre el hombro derecho, cerca de la parte iluminada del rostro, para dar una idea de profundidad y relieve y romper una simetría demasiado rígida. La serenidad impregna el semblante del sujeto, que mira de frente, con una clara nota de satisfacción. Sus facciones son, como en el grabado Rembrandt con el bonete caído, perfectamente identificables, sin ninguna exageración. Rembrandt parece presentarse ante el espectador cordial y seguro de sí mismo. En la National Gallery of Art de Washington se conserva una sanguina muy similar a este autorretrato, si bien la expresión, pensativa, es algo diferente.
G. L.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar