Rembrandt con el pelo enmarañado
Ca. 1631
Aguafuerte. 145 x 117 mm
6 estados
3er estado
Antes de la reducción de la plancha en el segundo estado a 64 x 60 mm, y antes también de los numerosos trabajos añadidos entre el segundo y el sexto estado. La plancha fue retocada en el cuarto estado, sin duda por otras manos, y las pruebas del sexto estado son muy débiles. Esta prueba de la plancha entera es única. Las otras dos, mencionadas por White y Boon, están deterioradas.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
En este primer estado, el rostro descentrado destaca sobre una amplia superficie blanca. La libertad creativa de Rembrandt se evidencia, en esta composición audaz para la época, en el valiente tratamiento del espacio. Algunos historiadores han supuesto que el artista, tras proyectar la realización de un autorretrato en forma de busto, como hizo en Rembrandt con sombrero y manto bordado, renunció a su plan y se contentó únicamente con la cara. Es muy probable; sin embargo, las diversas pruebas impresas no debieron de gustar, puesto que sólo ha llegado hasta nosotros una estampa completa. Las otras fueron recortadas por los aficionados para conservar exclusivamente la cabeza. Y el propio autor hizo lo mismo a partir del segundo estado, cortando la plancha y dejando la cara en primer plano, sin esbozar ni siquiera la vestimenta.
Rembrandt parece dominar ahora plenamente la representación de su rostro, iluminado por la derecha. No hay ninguna vacilación en el trazado objetivo de los rasgos esenciales, sobre todo la nariz chata y su sombra arrojada, el bigote, el pliegue vertical junto a la ceja izquierda, el cabello ondulado y en desorden. La sobriedad del grabado, la sutileza de las líneas, el modelado sin un contorno preciso y la mirada de intensa concentración sitúan esta faz entre el autorretrato y la figura de expresión que primará en los siguientes estados, donde se introducirán cambios tentativos de expresión. El historiador Münz opina que sólo el primer estado es obra de Rembrandt. Lo cierto es que, a partir del cuarto estado, no reconocemos su estilo. Nos hallamos ante un ejemplo de los avatares críticos sufridos por los grabados del artista.
G. L.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar