Anciano calvo de perfil a la derecha
Firmada y fechada en la esquina inferior derecha RL 1630
Aguafuerte
3 estados
3er estado
La plancha, cortada a la altura de los hombros, mide ahora. Ha sombreado el fondo.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
Rembrandt sigue estudiando sin cesar el rostro humano y los efectos de la luz sobre él. En este caso le sirve de modelo su padre, Harmen Gerritsz van Rijn. Ya muy mayor (debió de morir poco después), en esta estampa lleva la cabeza descubierta y se ve que está casi totalmente calvo; en otras, grabadas en esos mismos años, 1630-1631, lo representa con distintos tipos de bonetes, de paño, de piel, más altos o más bajos. Son estudios tomados desde diferentes puntos
de vista, en los que la cabeza va girando, desde ésta que aparece totalmente de perfil hasta la que se expone más adelante, que tiene una posición frontal.
En el primer estado, la parte superior de la cabeza del anciano se recorta nítidamente sobre el fondo blanco del papel gracias a un trazo finísimo, que la va modulado con increíble maestría. Esta línea, y los puntos y rayas diminutos que utiliza para modelar el cráneo y la frente, demuestran hasta qué punto Rembrandt ya había logrado hacer del grabado un instrumento con el que podía representar cualquier cosa con el mayor grado de expresividad y sutileza. Un foco de luz procedente de la esquina superior derecha ilumina poderosamente la frente y la parte superior del pómulo y hace resaltar la forma de la oreja, que ha dibujado con todo cuidado hasta convertirla en un elemento fundamental del rostro. La parte baja de la cara, cubierta por una barba recortada, está modelada con gran minuciosidad y se asienta firmemente en un cuerpo apenas abocetado. Rembrandt ha conseguido que el ojo de su padre, aunque visto de perfil, tenga una enorme expresividad y refleje la tristeza de un anciano encerrado en sí mismo y en su mundo, que ya sólo se compone de recuerdos.
En el segundo estado el artista ha grabado el busto, desproporcionadamente grande respecto de la cabeza. El anciano lleva sobre los hombros un manto con las vueltas de piel y lo que parece una rica cadena con un medallón central. Por debajo asoma el cuello de la camisa, muy blanca, que crea una mancha de luz muy potente bajo la barbilla. La imagen no debió de convencer a Rembrandt que, en un tercer estado, cortó la plancha dejándola reducida a una cuarta parte, oscureció la cabeza por detrás y la zona blanca del cuello y grabó un fondo por la parte de arriba, todo lo cual hace que la vista se concentre en la impresionante cabeza del anciano.
Esta estampa guarda una estrecha relación con otras dos: una del mismo título en la que la composición es muy parecida, aunque tiene la cabeza ligeramente más inclinada, y otra con tres estudios de cabezas de un anciano de perfil, de dibujo más rápido y abocetado.
E. S. P.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar