La madre de Rembrandt sentada junto a una mesa
Ca. 1631
Firmada con monograma en el lateral izquierdo: RHL. f
Aguafuerte y buril. 149 x 131 mm
3 estados
2º estado
Aumentó las líneas de la parte inferior izquierda, detrás del sillón; después cortó la plancha en forma oval, y el tercer estado es posterior a Rembrandt.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
En 1631, Rembrandt graba una serie de estampas que podrían ser un muestrario de lo que era capaz de hacer en este campo del arte: retratos como los de sus padres que se pueden considerar también prototipos de representación de la ancianidad, temas mitológicos como la pequeña estampa de Júpiter y Antiope, desnudos de mujer de una fuerza y una inmediatez extremas, o escenas de género como las de la Mujer y el Hombre orinando. Rembrandt domina cada vez mejor la técnica del grabado al aguafuerte, que utiliza con una gran libertad, consiguiendo efectos pictóricos en la representación del claroscuro, el volumen y las calidades de los objetos, y lo quiere mostrar a los posibles nuevos clientes.
Esta estampa no sólo es un retrato de la madre del artista sino un modelo de representación de la dignidad y serenidad de la vejez, de unas personas mayores a las que hay que respetar y recordar. Rembrandt acababa de trasladarse a Amsterdam e intentaba atraer a una clientela adinerada de la que podría conseguir encargos sustanciosos, y esta imagen era sin duda un buen reclamo.
La oscura figura de la anciana se recorta poderosamente sobre el fondo claro en una postura típica de los retratos oficiales, serena y algo distante. Rembrandt empezó grabando directamente sobre la plancha la cabeza y las líneas generales del cuerpo; a continuación graba el velo, la chaqueta con adornos de piel, la falda y las manos. Después añade la mesa, como demuestran los trazos del paño que la cubre, que se superponen a los de la falda de la anciana. La mancha de la mesa hace que la composición se desequilibre hacia la derecha, que se carga de negro, razón por la que en el segundo estado de la plancha añade bastantes líneas entrecruzadas a la izquierda del sillón, que logran neutralizarla. Para evitar el riesgo de que la plancha se deteriorase al volver a sumergirla en el aguafuerte, Rembrandt utilizó el buril en este último añadido.
E. S. P.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar