David orando
Firmada y fechada en la parte inferior, hacia la izquierda: Rembrandt f. 1652
Aguafuerte con trazos de punta seca. 149 x 93 mm
3 estados
3er estado
Aparece una raya horizontal en la base de la espalda de David.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a.
Por medio de un sutil y vigoroso juego de trazos paralelos –oblicuos, verticales y horizontales–, Rembrandt modela una figura anónima de espaldas, arrodillada, que reza con fervor. El terso perfil facial apoyado en las manos juntas, tratado con extrema sobriedad, y la túnica esculpida de luz transmiten al espectador a un tiempo la tensión y el recogimiento que invaden al personaje. Tan sólo el arpa acostada sobre el suelo en primer plano permite identificar al rey de Israel, David (entre 1000 y 960 aC), que disipaba la melancolía de Saúl, su predecesor y primer monarca israelita, tocando este instrumento.
Es la espiritualidad y la profunda fe del rey mesiánico, sin duda la personalidad más atractiva de la historia de Israel, predominante en la tradición judía y cristiana, lo que ha querido resaltar Rembrandt. Sus atributos reales, cetro y corona, no figuran en la imagen; e incluso el arpa con la que se acompañaba para cantar los salmos de su propia autoría ha sido dejada a un lado. En su humildad, David no representa sino al hombre arrepentido –tal vez tras su amor culpable por Betsabé– y el recurso universal a la oración.
G. L.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar