El ciego Tobit
Firmada y fechada dos veces, una en el centro de la parte inferior y otra más a la derecha, prácticamente tapada por líneas verticales y horizontales: Rembrandt f. 1651
Aguafuerte y punta seca. 160 x 129 mm
2 estados
2º estado
Según algunos autores hay dos estados y, según otros, solamente son diferentes impresiones de un mismo estado con la plancha más o menos limpia.
BNE, Invent / 29212
Tobit encarna el modelo del hombre piadoso, paciente en la adversidad y generoso por sus obras de misericordia, dando limosna a los pobres y enterrando a los muertos. Estuvo ciego durante cuatro años y en ese tiempo envió a su hijo, llamado Tobías, a Media para cobrar una deuda. Éste tuvo como acompañante de viaje al arcángel Rafael, que le ayuda en todo momento y concierta el matrimonio del joven con Sara, pariente suya. Los padres de Sara quieren que permanezcan con ellos catorce días, mientras celebran las bodas, y su tardanza en volver hace que Tobit y Ana, su esposa, piensen que le ha ocurrido una desgracia. La estampa de Rembrandt representa el momento en el que el anciano oye llegar a su hijo, corre gritando hacia la puerta pero, como está ciego, tropieza con una rueca que cae al suelo, se desvía del camino y su perrillo, empujándolo con la cabeza, intenta que vuelva a la buena dirección (Tobit 11, 10).
Como es habitual en sus estampas, el artista ha situado la escena sobre una plataforma (cuya altura ha reducido bruñendo la plancha) para levantar la composición. Con unos simples y vigorosos trazos paralelos en distintas direcciones, algunos cruzados para aumentar la profundidad, y con la sombra de Tobit que se proyecta sobre la pared de la izquierda, Rembrandt ha construido el espacio de una habitación llena de atmósfera, de aire. El movimiento del anciano, el dramatismo que expresa su cara, más angustiada que alegre, la ternura de la anécdota del perrito que corre a ayudarlo, son una muestra excelente no sólo del arte sino de la humanidad de Rembrandt.
E. S. P.