Aparición de Jesús a los apóstoles
Firmada y fechada hacia el centro del borde inferior: Rembrandt f. 1656
Aguafuerte. 163 x 210 mm
Estado único
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
"Mientras esto hablaban se presentó (Jesús) en medio de ellos y les dijo: “La paz sea con vosotros.” Aterrados y llenos de miedo, creían ver un espíritu. Él les dijo: “¿Por qué os turbáis y por qué suben a vuestro corazón esos pensamientos? Ved mis manos y mis pies, que yo soy. Palpadme y ved, que el espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo.” Diciendo esto, les mostró las manos y los pies."
(Lucas 24, 36-41)

Esta estampa tiene muchos puntos en común con la de Jesús y los doctores de 1652: aparentemente las dos están sin terminar, la manera de dibujar, rayando con la punta el barniz que cubre la plancha, es muy semejante y, en cierto modo, también lo es la distribución en tres bloques de las figuras, dejando a la izquierda las más claras y concentrando a la derecha las más oscuras.
Aunque muchas de las figuras sólo tienen dibujado el perfil e indicados los pliegues de la ropa con unos pocos trazos, sin embargo son muy expresivas y están perfectamente caracterizadas. Si se examina atentamente la estampa se comprueba que, a pesar de su aparente inacabado, están trabajadas las zonas que lo necesitan para dar profundidad a la composición y lograr la atmósfera irreal del episodio que representa. El artista ha grabado con trazos entrecruzados profundos, que retienen mucha tinta, el grupo de figuras que forman un triángulo oscuro detrás de Jesús, con rayas paralelas bastante juntas la mesa que cierra la composición en la esquina inferior derecha y la espalda del personaje arrodillado en primer término, y delante de ellos ha colocado la figura blanca de Jesús en el plano central. El tratamiento de éste es magistral: Rembrandt ha dibujado con todo cuidado el rostro de facciones muy nobles y ha silueteado la parte superior del cuerpo para que se destaque del halo de luz resplandeciente que le rodea. El resto del cuerpo se reduce a unas líneas que delimitan una forma blanca que, verdaderamente, semeja una aparición. Con toda razón, Rembrandt decidió firmar y fechar la plancha dándola por terminada.
E. S. P.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar