Vista de Omval
Firmada y fechada en la parte inferior derecha: Rembrandt 1645
Aguafuerte, punta seca y flor de azufre. 186 x 226 mm
2 estados
2º estado
El borde derecho del sombrero del personaje que aparece de espaldas, a la derecha, ha sido reducido en una sesión con el bruñidor.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
Rembrandt grabó un paisaje que contemplaba en el transcurso de sus paseos, el Omval, una lengua de tierra situada entre el río Amstel y el Diemermeer. Animado siempre por la búsqueda de ambientes, contrapuso dos espacios, bañados respectivamente de sombra y de luz. Tanto el paralelismo de los tres planos –los árboles de la ribera, el agua y la ciudad a lo lejos– como la inmovilidad del hombre vuelto de espaldas disminuyen el dinamismo de la composición y contribuyen a expresar el sosiego del momento.
Las técnicas y la horizontalidad de la parte derecha realzan este efecto. El artista ha utilizado la punta seca más abundantemente que en Los tres árboles, añadiendo algunos puntos de sombra en la parte izquierda sobre motivos grabados al aguafuerte: los matorrales de la izquierda, el tronco del viejo sauce y el follaje del árbol. Para el resto de la composición ha elegido una punta seca ligera, sin la intervención del aguafuerte. Yuxtapone así las técnicas más que mezclarlas, como hará en la década de 1650, y la visión se recrea en ellas. El granulado producido en el cielo por la flor de azufre otorga cierta profundidad al espacio y una mayor unidad al paisaje. Debajo de los árboles, a la izquierda, hay una pareja sentada. El hombre corona de flores a su compañera, en una imagen idílica que evoca la poesía pastoril y coadyuva a la impresión de armonía que emana de este paisaje.
G. L.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar