Diana en el baño
Firmada en la parte inferior derecha: RHL. f.
Ca. 1631
Aguafuerte. 178 x 159 mm
Estado único
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
Rembrandt grabó dos desnudos sedentes en 1631, Diana en el baño y Mujer desnuda sentada en un montículo. Un tercer desnudo en postura yacente aparece integrado en una escena mitológica, Júpiter y Antiope. Pese a su identificación como desnudo, Diana en el baño es también, a juzgar por la pose, una figura mitológica. La diosa, que debía ocultar su cuerpo a los humanos, se vuelve de lado sin dejar de mirar al espectador. Está representada con su atributo, el carcaj lleno de flechas, sentada sobre una camisa bordada, y tiene los brazos apoyados en una chaqueta masculina de muaré adornada a su vez con lujosos bordados. Los asuntos mitológicos escasean en esa época en la obra del maestro, y esta mujer desnuda se acerca más a la "pisadora de turba" que a la diosa. ¿Fue por humor por lo que el artista grabó el carcaj, o acaso como homenaje a la realidad de la naturaleza?
La datación se ha establecido por comparación estilística con un dibujo, Anciano sentado, fechado en 1630, que se conserva en Berlín. Un dibujo preparatorio para el grabado, ejecutado a lápiz negro con ligeros toques de aguada (British Museum, Londres), se considera el estudio de desnudo más antiguo de Rembrandt que aún se conserva. Lo utilizó como estarcido para trazar la figura sobre el metal, repasando los contornos con fuerza. En su aspecto general, la estampa difiere poco del dibujo; no obstante, el desnudo es menos espontáneo. Un modelado exhaustivo y el detallado fondo de follaje sobrecargan el conjunto. La simplificación de las formas delineadas por la luz que esculpía el cuerpo libremente esbozado del original ha dado lugar, en la estampa grabada, a una figura hierática y a una luz más violenta. Las torpezas, sobre todo en la representación de los miembros inferiores, se hacen más notorias. El artista dibujó el brazo izquierdo en dos posiciones diferentes; para el grabado prefirió la del brazo derecho apoyado y levantado, una pose invertida con respecto al dibujo.
Pese a que la estampa se asemeja a Mujer desnuda sentada en un montículo, si nos remitimos al dibujo podemos cuestionar la ejecución total del grabado por el propio Rembrandt y pensar en la participación de algún alumno.
A partir de esta obra se realizaron una pintura de Jan van Neck, Susana y los viejos, conservada en Copenhague, otra perteneciente a una colección particular y la copia de la cabeza de Diana atribuida a Lievens o a Dou.
G. L.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar