El lecho a la francesa o "Ledikant"
Firmada y fechada Rembrandt. f. 1646 (un 6 invertido)
Aguafuerte, buril y punta seca. 126 x 225 mm al 4º estado y 120 x 183 mm al 5º estado
5 estados
4º estado
La plancha de cobre, que en el primer estado medía 150 x 224 mm, fue reducida en el segundo y sólo mide 125 x 224 mm.
En el tercer estado, las rayas de la manga derecha se borraron con el bruñidor y se dibujaron de nuevo; en el cuarto, el tapete de la mesilla que hay en la cabecera del lecho fue sombreado con líneas diagonales.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
Gersaint escribe: "Un tema libre, llamado en Holanda Ledikant, que significa “cama a la francesa”. Efectivamente, se ve una cama con la forma de los que denominamos en tombeau." Más tarde, aludiendo a la eliminación de la firma, califica el tema de "indecente" y deduce que "el remordimiento causado por una reflexión demasiado tardía" incitó a Rembrandt a reducir la plancha para hacerla anónima. Ya en el siglo XVIII, el grabado era difícil de encontrar.
Estos temas eran muy apreciados por los artistas holandeses de la época, y muchos de los grabados que los representaban procedían de Italia. Rembrandt poseía en su colección
de estampas un álbum de piezas eróticas de Rafael, Rosso, Annibale Carracci y Giulio Bonasone. Las series más conocidas eran las "Posturas" o Modi (1524) de Marcantonio Raimondi y las Lascivie (ca. 1590-1595) de Agostino Carracci. Pero todas estas estampas que recrean a dioses, ninfas o sátiros están muy alejadas de la representación realista que hizo Rembrandt. Así, los personajes aparecen vestidos y no desnudos como los héroes y las divinidades de las estampas italianas. Tal vez son, no obstante, más chocantes para el público de su tiempo porque no hay transposición de la realidad y se trata de una escena galante contemporánea. Además, Rembrandt, deseoso sin duda de sugerir variaciones en los movimientos, modificó la posición de la mujer renunciando voluntariamente a borrar un brazo grabado con anterioridad y netamente visible; juzgaba este gesto descompuesto más sugerente que otro estado. Según algunos catalogadores, existen incluso cuatro brazos. También en la pierna izquierda se introdujeron otras rectificaciones menos significativas.
Por medio de un juego de luz y sombra, mezclando las tres técnicas, el artista prioriza la intimidad de la pareja que exhibe ante el espectador. Los tupidos cortinajes oscuros están ampliamente abiertos hacia el exterior y el lecho aparece bañado en una luz suave, atenuada por trazos de punta seca. El blando tálamo, los almohadones y el gorro emplumado del hombre depositado en un larguero de la cama rodean a la pareja de una gran sensualidad. En el rostro de la mujer se observa claramente una expresión satisfecha. El resto de la estancia, sumida en la penumbra, está vacío. Tan sólo una mesita junto al lecho sobre la que hay posado un vaso evoca los preliminares del encuentro. Al reducir el espacio en el quinto estado, Rembrandt acentúa la intimidad y la sensualidad de la escena. Concentra la atención en los amantes, envueltos por un juego de telas mullidas y vaporosas.
G. L.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar