Retrato del predicador Jan Cornelysz Sylvius
Firmada y fechada arriba en el centro: Rembrandt 1646
Aguafuerte, punta seca, buril y flor de azufre. 278 x 188 mm
2 estados
2º estado
Ha cubierto con líneas diagonales cruzadas una pequeña zona entre la esquina del ojo derecho y la ceja. Aparece un ligero tono en las manos y en la cara, conseguido con una mordida de aceite y polvo de azufre.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
Jan Cornelysz Sylvius (1563/4-1638) era pastor de la Iglesia Reformada en Amsterdam, primo de Saskia, y la persona que le dio autorización para su matrimonio con Rembrandt. Éste grabó un primer retrato del predicador en 1633, el año de los esponsales, no muy conseguido, y éste segundo, ocho años después de su muerte. Es uno de los retratos grabados más bellos de Rembrandt, en el que ha logrado establecer una relación muy directa entre el personaje y el espectador gracias a la mirada persuasiva de Sylvius y a la mano que se sale del óvalo. Los versos grabados en la parte inferior de la estampa y la inscripción alrededor del retrato cantan las virtudes del predicador, su fe, su elocuencia, su incesante labor en la proclamación de la fe en Jesús, su vida sencilla y honesta, ejemplo para todos, y los lugares donde ejerció su ministerio.
Pero lo más elocuente es, sin duda, su propio rostro, el de un anciano de setenta y cuatro años, frágil y bondadoso, que no trata de imponer su fe, sino de convencer al espectador. El cuerpo, aunque apoyado en una mesa, avanza también como para traspasar la superficie del papel y acercarse a nosotros. Con una mano mantiene señaladas las hojas finales de la Biblia, la fuente de su predicación, y con la otra, vuelta hacia arriba, intenta persuadir a su interlocutor. Un potente foco de luz, situado en la parte superior derecha, ilumina con fuerza los tres elementos que tienen mayor significado desde un punto de vista simbólico y también compositivo: la frente de Sylvius, donde reside la inteligencia, el Libro Sagrado de donde procede la sabiduría y la verdad, y la mano con la que quiere persuadir al interlocutor y atraerlo a su doctrina. Rembrandt hace además que cada uno de estos elementos proyecte su sombra fuera del óvalo que rodea al predicador para subrayar aún más su deseo de comunicación con el exterior, un recurso muy efectista. El que una mano sobrepase el límite del marco ya había sido utilizado por otros artistas en sus retratos grabados, y tuvo un gran éxito. En España se encuentra un excelente ejemplo en el Autorretrato de Murillo (1670) de la National Gallery de Londres. Se conservan dos apuntes previos para encajar la figura. En el del Nationalmuseet de Estocolmo el predicador aparece en actitud pensativa y con gesto introvertido; en el del British Museum ya ha dibujado la mano que parece salirse del marco, pero todavía no dirige la vista hacia el espectador.
Además de las técnicas habituales en los grabados de Rembrandt, el aguafuerte, la punta seca y el buril, en esta estampa se advierte en algunas zonas como la cara y las manos un tono parecido al que se logra con la técnica de la aguatinta. Se ha discutido mucho si este efecto tonal se debe a los pequeños restos que quedaron sobre la plancha tras haber bruñido los trazos anteriores o a la utilización de la técnica del azufre, que consiste en cubrir la plancha de cobre con aceite de oliva y encima espolvorear azufre; los pequeños granitos corroen la plancha ligeramente y, al entintarla, producen ese suave tono superficial, que también se puede lograr aplicando directamente ácido sobre la plancha. Rembrandt primero modeló el rostro con esta técnica al azufre, haciendo la forma de los pómulos y la barbilla y encima, con unos trazos finísimos, fue dibujando la barba y la boca para terminar de dar forma al rostro; el resultado es un modelado exquisito, con transparencias en la piel. Lo mismo hizo con la mano que sostiene el libro. Sin embrago, las sombras de la cabeza, la mano y el libro que se proyectan fuera del marco están hechos a base de trazos finísimos cruzados. Ha utilizado la punta seca en la parte baja del busto, en el borde del hombro derecho, en el brazo izquierdo y bajo la gorguera, a fin de darles volumen o profundidad.
E. S. P.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar