Un erudito en su estudio o El doctor Fausto
Ca. 1652
Aguafuerte, punta seca y buril. 210 x 160 mm
3 estados
1er estado
El primer estado sólo con aguafuerte y punta seca. En el segundo estado se retoca la plancha con buril al haberse deteriorado la punta seca. El segundo estado se diferencia también del primero en que los libros de la derecha tienen más trazos, muy juntos, y se han reforzado las sombras tras el cuello, las mangas y los pliegues del manto. Se piensa que sólo el primer estado es de mano de Rembrandt.
Papel japón dorado.
BNF, Estampes, Rés. Cb-13a
El significado de esta estampa ha sido objeto de las más diversas interpretaciones desde el siglo XVII hasta la actualidad. Básicamente representa a un personaje, probablemente un estudioso por los objetos que le rodean: libros, documentos e instrumentos científicos, sorprendido ante la aparición de una forma luminosa delante de la ventana. Esta enigmática aparición tiene por cabeza un brillante círculo de luz con una inscripción que, leída de dentro a fuera, dice: I / N / R / I // + ADAM + TE + DAGERAM // AMRTET + ALGAR + ALGASTNA ++; con la mano izquierda sostiene un objeto redondo, un espejo, que señala con la derecha.
Entre las diferentes interpretaciones que se han dado de la estampa figura en primer lugar la que aparece en el inventario de las planchas de Rembrandt que tenía Clement de Jonghe, hecho en 1679, en el que figura como Practisierende Alchemist («Alquimista trabajando"); pero en la estampa no se reproducen objetos que lo identifiquen como tal –probetas, fuego, etcétera–, y sí hay en lugar destacado una esfera, quizá celeste. En el inventario de las estampas que poseía Valerius Röver, hecho en 1731, aparece reseñada con el título de Doctor Faustus, que se repite en el catálogo de la subasta Huls de 1735. En 1751, Gersaint la recoge en su catálogo razonado, el primero que se elaboró de los grabados de Rembrandt, como Retrato de un filósofo, o doctor, conocido en Holanda como Dr. Fautrieus, con lo cual se consagra esta denominación, refrendada desde que en 1790 Goethe ilustró la portada de su obra homónima con una copia de esta estampa. Obviamente se han localizado versiones más antiguas de la leyenda de Fausto que pudo ver Rembrandt, pues en 1650 se representó en Amsterdam una traducción holandesa de la Tragical History of Doctor Faustus de Marlowe, en la que un ángel con la forma de un ser luminoso se aparecía a Fausto para decirle que no pactase con el diablo. Wegner señala en su libro sobre la representación de Fausto (1962) que hay un grabado en la portada de un volumen sobre prácticas de magia de 1651 que se asemeja a la obra de Rembrandt. Pero, al no coincidir la estampa con la representación habitual de los personajes principales del Fausto, Van de Waal (1964) creyó que se podía identificar al sabio con Faustus Socinus, fundador de la secta de los socianos, cuyas ideas plasmaba la estampa en la aparición, y que sostenía que la Biblia no era un libro histórico sino inventado. Otra corriente de interpretación cree ver en la inscripción conjuros cabalísticos formulados por sabios judíos, prácticas que se hacían en Amsterdam a principios del siglo XVII. Según Bevers, Rembrandt ha realizado una creación iconográfica en la que asimila magia y erudición, lo que más tarde encarnará Goethe en el personaje de Fausto. Una teoría más reciente (De Vries, 1998) basada en la primera carta de san Pablo a los Corintios, postula que la estampa es una alegoría a la fe, que la sabiduría humana, personificada por el estudioso, es limitada y distorsionada, que sólo existe como el reflejo en un espejo de la sabiduría divina –de ahí las palabras ininteligibles–, y que solamente a través de Jesús, representado por la palabra INRI, podremos alcanzar un cierto conocimiento. Lo cierto es que esta imagen parece la síntesis de dos representaciones iconográficas tradicionales, la de un santo sorprendido por una aparición divina y la del sabio en su estudio confrontado con una idea sobrenatural.
Rembrandt plantea en esta estampa un juego de luces y sombras poco frecuente. La luminosidad no procede sólo del fondo, de la ventana y de la aparición, sino que también existe un foco de luz situado en la parte superior del plano del espectador, que convierte en casi blancos los objetos que hay al lado y encima de la mesa de primer término. Esto le obliga a tratarlos de una manera muy sintética como si, al estar tan iluminados, perdieran el volumen, se hicieran planos y sus formas se simplificaran. Los trazos que utiliza en el primer plano son muy simples, líneas para indicar los perfiles y las formas, sin sombreado. Por el contrario, las formas que se adivinan al fondo y que rodean la aparición están hechas a base de un entramado finísimo de líneas muy juntas, que parecen de gasa.
Al colocar al personaje y, sobre todo, la mesa en un escorzo muy pronunciado, Rembrandt consigue que la estancia dé una sensación de tridimensionalidad y que esté llena de atmósfera. La figura del sabio ha sido grabada de una manera magistral, utilizando las puntas para grabar al aguafuerte y la punta seca con una extraordinaria libertad y sabiduría, combinando trazos muy leves con otros profundos, que retienen mucha tinta, a fin de subrayar las formas; el autor acentúa con punta seca determinadas zonas, como la parte baja de las mangas, para contrastarlas con la parte de arriba, iluminada por el rayo de luz que procede de la aparición y se proyecta con toda su fuerza sobre el turbante blanco del sabio. Ha grabado el rostro con unos trazos rápidos, seguros, de un dibujo que resulta tremendamente moderno, muy alejados de los que había empleado en retratos anteriores como el de Clement de Jonghe.
En esta prueba de extraordinaria calidad de la BNF, se aprecian claramente las manos de la aparición que sostiene el espejo frente al disco luminoso con la inscripción y, a la derecha, otra figura cubierta por un velo de un tejido transparente parecido a la gasa, grabada a base de unos trazos finísimos.
Esta estampa, como la de la Melancolía de Durero o El gigante de Goya, continuará apasionando e intrigando a los amantes del grabado.
E. S. P.
 
 
 
Esta imagen está disponible en el Banco de imágenes.
Usted puede encargar una reproducción.
Al pagar en línea, usted se beneficia del servicio rápido.
Añada la imagen a su cesta.
 
encargar